Increíble pero cierto. RAFA Restaurante

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante. Es un verdadero “desafío” con el que me enfrento, al comenzar a escribir de este establecimiento. RAFA, inició su andadura como bodega y casa de comidas, hasta convertirse por méritos propios en un restaurante de referencia, aquí. en el Cielo de Madrid.  

Yo no había nacido aún, cuando Casa RAFA, abrió sus puertas en 1958, ya han cumplido sesenta años de actividad, de historia, de extraordinarias sobremesas y muchas, son las manos que han pasado por sus mesas. Increíble pero cierto. RAFA Restaurante. 

 

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
RAFA Restaurante

Como tantísima gente en aquellos años del blanco y negro. Rafael Andrés y su hermano Rodrigo, tuvieron que dejar atrás su pedanía en la provincia de Guadalajara. Y lo hicieron, buscando una vida mejor, donde poder sembrar, entonces -presente- y que más tarde, también seria -futuro-. 

Empezaron con chaquetilla blanca y corbata negra, el sector de hostelería, les daría cobijo. En poco más de tres años, los hermanos Andrés, abrieron aquel establecimiento donde se vendían vinos y bebidas alcohólicas. 

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
Rafael y Rodrigo

Casa RAFA, se fraguó bajo cimientos firmes, con ingredientes básicos, y de buenos fondos. La entrega incondicional y la pasión, serian salvoconducto para caminar hacía el éxito. Y lo hicieron, en pleno pulmón de nuestro cielo, próximo al Parque del Retiro, atravesando el barrio de Ibiza. En la mismísima calle de Narváez 68, una zona de importante tejido comercial e ideal para pasear. 

Sus clientes más fieles, intelectuales y tertulianos, fueron, quienes les empujaron a crecer en sus propuestas gastronómicas, hasta se animaron con los productos del mar. Para ello, recorrieron los puertos de nuestro país, y así, acercar el mejor PRODUCTO y de la máxima CALIDAD, a los que hacían de su existencia. 

Antes, alimentarían los paladares de amigos y clientes, sus compañeros de vida. Con una de sus creaciones más apetitosas, sin darse cuenta, se convertiría en su mejor embajadora, la Ensaladilla Rusa. Posiblemente sea una de las más longevas y mejores de Madrid.

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
RAFA en Blanco y Negro

De aquellos mostos, vendría la obligada ampliación de su local, la barra se les quedaría pequeña. Nunca dejaron de asumir retos, tanto es así, que migró su bodega a casa de comidas y de esta, a restaurante.  

Además de su ensaladilla rusa, añadieron a su carta, las mejores chacinas, curiosamente también llevan nombre propio. Concentraron todo su esfuerzo y se especializaron en Mariscos, Carnes y Pescados. 

Con el paso de la vida, Rafa y Rodrigo, fueron despojándose de sus chaquetillas blancas y corbatas negras, para pasar el testigo a la siguiente generación. Hoy Rafa y Miguel Ángel, siguen siendo los pilares fundamentales de un clásico, pero cada vez más renovado restaurante.  

En este segmento, no son muchos los que han perdurado tanto tiempo, y es aquí, donde hago una pequeña pausa, para reconocer su extraordinaria profesionalidad y honestidad gastronómica.

Aún, podemos observar su original puerta de entrada, el piso de mármol verde y la barra de madera, para adentrarte en un afinado y elegante espacio de manteles blancos, cuadros abstractos sobre fondos oscuros y techos de color café. Sus paredes, han sufrido la mutación del blanco, a una extensa vegetación decorada a carboncillo. 

Repartido en dos plantas (privados incluidos), tienen capacidad para 120 comensales, además, de una cuidada terraza.

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
Zona de Barra

En su escaparate, a pesar de ser el mes de agosto, exponen sus brillantes productos marinos. Cuando me puse a pensar cuál sería el título del Gastro-Post, lo tuve claro desde el principio, es increíble pero cierto, que todo funcione con absoluta precisión suiza. 

Nada más poner Las Manos en la Mesa, nos dimos cuenta que tendríamos una magnífica experiencia gastronómica.

Disponen de carta en barra, ideal para la práctica de un -pica-pica-, y carta de restaurante. Compuesta de entrantes, pescados y mariscos, carnes y postres, sin olvidarnos de las sugerencias del día. Me encanta encontrarme la posibilidad de pedir medias raciones, de tal forma, que te puedes confeccionar el menú a tu medida, y así probar más propuestas.

Esto fue lo que pedimos, y ahora, lo comparto contigo. Antes de comenzar, permíteme que insista, todos, todos, todos los platos que probamos, alcanzaron el sobresaliente, increíble pero cierto.

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
Tesoros del Mar

Tres, dos, uno…, limpiamos el paladar con un aperitivo de cortesía. Y lo hacemos, con un Escabeche de Pollo con vinagreta de Verduras. Con las pechugas, se filatean y acompañan con verduras de temporada y alguna fruta. Ya te adelanto que aquí los escabeches, los trabajan extraordinariamente bien.

Una receta sencilla, pero sabrosa, nunca una pechuga de pollo había dado para tanto.

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
Escabeche de Pollo

Con olivas o patatas fritas (chips), o simplemente con un trocito de pan. Recuerdo los bocadillos de Boquerones en Vinagre que he podido comer en mi vida, me encantan. Producto sin ropaje, con buen aceite de oliva, vinagre, picada de ajito y perejil. Su color y aroma, ya excitan nuestras papilas, que tendrá este clásico, “se nos hace la boca agua”.

De textura firme, duritos, enteros, de sabor suave y perfecto equilibrio de aliño. Qué ricos!!

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
Boquerones en Vinagre

Tras tomarnos una fresca Mahou “cinco estrellas” en copa de vidrío fino, elegimos uno de sus espumosos, de nombre Gramona Rosé, variedad 100% Pinot Noir reserva 2015. Crianza en rima de más de 20 meses. De graduación media, cuenta con 12% (alc). 

La sensación a la vista, es de un color intenso a rosa frambuesa, de ribetes rosados y tonos cobrizos.

Intenso en nariz, frutos rojos (grosellas, fresas y frambuesas). En Boca es rotundo a su paso, muy fresco, de burbuja crujiente, con ligeras notas amargas al final del viaje. Me Mola Mucho este Rosé 

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
Gramona Rosé

Estimada Sra. Embajadora, ¿nos concede permiso para hablar de usted? Ensaladilla Rusa, versión RAFA. 

La elabora con una buena selección de sus ingredientes: patatas, huevos, zanahorias y guisantes, -sin más na-. Se liga con una clarita mayonesa casera, muy suave y rica. 

Esta propuesta es tremendamente adictiva, tendría que venir con una nota: “se debe consumir con moderación”. Hay que probarla, te cambiará algún código. Es un bokado fabuloso, sin duda dejará registro en tu hipotálamo.

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
Ensaladilla Rusa

¿Quieres más? Desde hace años, dan la posibilidad de incorporar Ventresca de Bonito en aceite, que viene directamente de un pequeño productor del norte de España, de fabricación artesanal. 

Dejará en tu paladar un fino y delicado velo con sabor a mar, menudo capricho tiene la Sra. Embajadora. 

Uno de los secretos de esta deliciosa propuesta, es la cantidad que elaboran a diario, vienen a hacer entorno a los 10 kilos y fines de semana llegan a 15 kg. No se guarda nada, si sobra, que no es fácil, el personal se la lleva a casa para disfrutarla en familia.

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
Ensaladilla Rusa con Ventresca

Llegan a la mesa uno de mis debilidades, made in -GALICIA Calidade-. Almejas finas al ajillo. Este molusco bivalvo me conquistó desde hace tiempo. 

De calibre grande, frescas, limpias, con aceite y un picado de ajo-perejil. Autentico delicatessen, si la carne está bien rica, el caldito que sueltan en su cocción se vuelve pecaminoso. Mojar pan sin parar, hasta la última gota.  

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
Almejas al Ajillo

Cuando llega el salpicón, es todo un fiestón. Su color es tan atractivo, que ya empiezo a salivar. Salpicón de Bogavante, en su interpretación anterior para este plato, se hacía con Langostinos de Sanlúcar y Carabineros, a la que cortaban en juliana unas verduras. 

Este no es Bogavante cualquiera, su origen es cántabro, los cuecen a diario, limpian, y trocean, para descansar sobre una vinagreta de cebolleta, pimientos rojos y verdes. Se adereza con un vinagre de manzana y aceite de oliva sin ser muy potente. Tiempo y listo para degustar. 

Fresco en boca, sabroso, de aliño persistente, perfectamente equilibrado en su conjunto, -no querrás que pase-, saboréalo lentamente, antes de que se vaya. Siempre te quedará el jugo un poquito más de pan, por favor!!   

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
Salpicón de Bogavante

Me llamó la atención encontrarlo en la carta. Rollitos de Rape y Espárragos verdes en tempura. 

De los lomos del rape limpios, se rellenan de espárragos verdes cocidos previamente, y hacen una especie de “rulo”, antes de pasar a la fase de congelación. Finalmente, los cortan en trozos y rebozan en una tempura. 

Una combinación simpáticamente sabrosa, sencilla, pero gustosa. Para darle un poco de “punch”, derraman una mayonesa ligeramente picante y unas semillas de sésamo. 

Se acompaña con unas verduritas que saltean con aceite de oliva, sésamo y soja. Bokados para repetir. Un acierto @cortafuegos!! ¿Lo podrás hacer en casa?

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
Rollitos de Rape y Espárragos verdes en tempura

Ya anunciaba que en materia de escabeches, lo bordan. Escabeche de Rape. Combinan varios tipos de vinagre:  de manzana, vino y jerez. Cebolla, ajo, laurel, zanahoria, pimienta negra y buen aceite. Su preparación, se fundamenta en una cocción ligera en tiempo y temperatura, buscando que la textura de este fabuloso pescado, quede suave y jugosa. Simétrico y profundo, extraordinario.

Fijaros en la imagen, mejor que muchas palabras, solo te digo que no dejes de probarlo, es cautivador. Cada pedacito, te sabrá aún mejor que el anterior. Enjoy!!

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
Escabeche de Rape

Redondeando la experiencia “gastro” no podía faltar una carne. Un centro de Solomillo de vacuno mayor cortado en tacos, en forma de dados, y que saltean con un laminado de ajos. Cuando alcanza el punto de cocción elegido por el comensal, se aparta de la sartén.

Al jugo que desprende la propia carne, le incorporan un chorrito de vinagre de vino y vino blanco para terminar de ligar y salpimentar. Antes de emplatar, vuelven a incorporar la carne. Y así llega a la mesa, junto a unas patatas fritas cortadas a mano, a veces verduras o patatas “a lo pobre”.

Estos Dados de Solomillo a lo “paleto”, como les llaman, lleva en la carta cerca de cuarenta años y les auguro otros tantos, al menos… Los pedacitos se deshacen en la boca, extra de sabrosos, tiernos y jugosos. Divinos!!

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
Dados de Solomillo “paleto”

Va llegando el momento del postre. Nos recomiendan su popular Tarta de Queso Manchego que elaboran a diario, con queso manchego, huevos, nata, azúcar, con la misma técnica que utilizan para hacer un flan, con caramelo y horno -al baño maría-.

Su textura se asemeja a un puding, ligeramente dulce, con la personalidad que confiere el manchego. Diferentemente rica!!

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
Tarta de Queso Manchego

En el momento café, sirven unos lazos de hojaldre para concluir este apasioante viaje gastronómico.

Increíble pero cierto. RAFA Restaurante
Lazos de Hojaldre

 

Parece increíble pero cierto, el servicio ha superado las expectativas. Aprovechamos para felicitar a Jhony, por su profesionalidad, pendiente absolutamente de todo. Enhorabuena a Juan José Fernández (Jefe de Sala) y por supuesto a Francisco López (Jefe de Cocina), quién pone sus manos en la masa.

Rafa y Miguel Ángel, estamos encantados, nos habéis acompañado durante todo el camino de vuelta a casa, recordando -una a una- las propuestas que hemos degustado. Gracias por hacernos más felices.

Volveremos a poner Las Manos en la Mesa, en cualquier ocasión que se nos presente.

RAFA Restaurante (enlace web)

Dirección: Calle de Narváez, 68, 28009 Madrid

Teléfono: 915 73 10 87

3 thoughts on “Increíble pero cierto. RAFA Restaurante

  1. Llevo 50 años comiendo fuera de casa para descubrir lo bueno y diferenciarlo de lo menos bueno. Siglo tras siglo, siempre vuelvo a Rafa.
    No hace falta demasiado glamour para disfrutar comiendo. Rafa es la justa medida. ¡Que dure! Y que no cambie

    1. Lorenzo, gracias por tu aportación. Así es, cuando descubres un servicio profesional, calidad de producto y buenas manos, no te queda más que repetir y repetir. Saludos y gracias por tus manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.