Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña. Lugares perfectos donde los sentidos dan rienda suelta al disfrute, y hasta no hace mucho tiempo, acotado y de acceso denegado. Si quieres conocer a que sabe el edén, acompáñame al paraíso, a la tierra donde crecen los frutos del trabajo bien hecho, y que más tarde, alimentarán -el cuerpo y la mente-.

Han transcurrido veintitrés años desde que José Cabrera, adquiriera este terreno regado por el Tajuña, formando parte de las fértiles vegas de Madrid. Donde comenzaría a cultivar para abastecer a su familia, hasta convertirse en un agricultor dedicado a la investigación de la tierra y de sus productos.

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
La Casona

Entre col y col, nacieron sus espacios gourmet en El Corte Inglés (año 2014), hasta plantar años más tarde su restaurante y gastrobar en el 32 de Lagasca y 18 de Jorge Juan, impulsado por su hijo Roberto Cabrera, y el tándem de Ricardo Álvarez, (segundo jefe de cocina en Santceloni durante ochos años)

Con motivo de los efectos de la pandemia (Covid19), tuvieron que cerrar temporalmente sus establecimientos, momento donde surge la oportunidad de abrir por primera vez al público las puertas de Huerta de Carabaña.

Un espacio único, en el que se incluye visita por el campo y una experiencia gastronómica plena (EGP), basada en sus -productos vivos- bajo la versión menú degustación. Necesariamente previa reserva y por un tiempo limitado en el calendario, debido a la temporalidad y condiciones climatológicas.

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
y el huerto

Bocanadas de aire fresco, para escuchar las primeras notas del piano. Poner las manos en la mesa en este entorno repleto de vida, resulta altamente placentero, y tan solo, a unos minutos del Cielo de Madrid.

Para los primeros tragos, nos postulamos por Fino Tradición, con sus intensas notas de crianza bajo velo de flor, recuerdos a herbolario, almendras amargas y notas salinas.

Ligero y delicado a la entrada, poderoso y redondo en la conclusión.

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Fino Tradición

Patatas bravas, elaboradas con una salsa singular, partiendo de una mayonesa con atún, anchoas y mostaza, recordando al “tonnato”, el tomate lleva un toque de vinagre, picante y aceite de pimentón

La patata es asada y frita manteniendo su piel, para rematar, lo hacen con un picado crujiente de patata fritaUn buen comienzo…

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Patatas bravas

Champagne Laherte Freres, Rosé de uva -Pinot Meunier-. Un rosé muy especial, un champagne que utiliza tres tipos de vinificación de la misma variedad.

Notas de pétalos de rosa y fruta roja. En boca es elegante, complejo y de gran frescura. Cada día me gusta mucho más…

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Champagne Laherte Freres

Tatín de pimientos rojos asados.

Descubrimos en la base una fina masa quebrada, que se deshace casi al tocarla, pero con la consistencia suficiente para llevar en volandas a su relleno, compuesto de cebolleta roja pochada al romero, panceta ibérica y avellanas.

La cobertura es como un “bombón”, donde ensamblan a la perfección tiras de pimientos rojos asados, y escoltados por unos chips de ajo frito. Fino y elegante bocado, lo tomarás lentamente, no querrás que se acabe.

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Tatín de pimientos asados

Variedad de tomates de Huerta de Carabaña, y su gazpacho

Protagonistas principales en la finca, los tomates, cuyo manejo y cultivo de las plantas se realizan sin tratamientos químicos, sin herbicidas y sin insecticidas.

¿Sabías que existen más de 10.000 variedades de tomate en todo el mundo?

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Variedad de tomates y su gazpacho

El de la casa, se llama moruno, junto a unos cherrys (rojo y amarillo)original de Perú (de forma puntiaguda), y el último una variedad de Europa del Este.

Cortado y sangrado, nada en su jugo, en el propio agua que suelta el tomate, “sin ropajes”, como lo trajeron al huerto. El que más nos gustó sin duda, su famoso moruno.

Se acompaña de gazpacho servido en copa de jerez, denso y sabroso líquido frío, tomate, cebolleta, pimiento rojo, manzana, sal, vinagre, y aceite de oliva Changlot Real, que recolectan y elaboran en Huerta de Carabaña.

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Aquí hay tomate

Propuesta de las que llegaron para quedarse en la carta de su restaurante (no se incluye en el menú degustación, de momento)Papardelle de Brócoli a la carbonara clásica. 

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Brócoli y su carbonara clásica

Toman los tallos del brócoli, eliminando su parte externa hasta alcanzar el tuétano que cuecen al “dente” y enfrían. Cortan en finas tiras reproduciendo unos papardelle, que se asemejan en color y textura.

Yema de huevo, queso parmesano, aceite, sal y pimienta, son los ingredientes básicos para preparar la carbonara. 

Se concluye salteando las tiras del tallo con guanciale que acabarán en un bol junto a la carbonara, -mezclan bien- y ahora toca emplatar. Con la flor del brócoli transformada en un cuscús, cubrirá el plato a discreción. Nunca el brócoli había dado tanto 🔝🔝🔝

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Parpadelle de brócoli

Judías verdes y crema de puerro. 

Al fondo una distinguida crema de puerro, con manzana, coco y curry, comparten espacio con unas judías verdes perfectas de punto de cocción. 

Hacen cima unas lascas de jamón ibérico Joselito, cilantro y polvo de ajo. Exótica composición de matices que no pasan indiferentes ante el paladar.

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Judías verdes y crema de puerro

Berenjena blanca asada y china morada frita, sobre una vinagreta de ajo negro, yema de huevo y crujiente&divertida puntilla.

Rompe la yema escalfada, -liga, mezcla, combina- para encontrar diferentes texturas, que no suman ➕, multiplican ✖️ y elevan su placer en boca. Sencillamente primoroso.

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Berenjena blanca y morada asada

Lentejas verdinas y acelga roja, un guiso que armonizan incorporando unas extraordinarias mollejas de cordero glaseadas con vino fino y el jugo del cordero, que más adelante degustaremos. 

Tanto pinta, pinta tanto, como una acuarela de sabor que -vienen, van y vuelven de nuevo-.

Una propuesta que el chef quiso que probáramos, nuestro honesto y modesto veredicto… te has ganado UN LIKE!!

Ricardo, póngalo en producción más pronto que tarde. ¡¡Enhorabuena, fascinante platazo!!

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Lentejas, mollejas y acelga

Valdepotros 2016. Cosecha propia. DO Vinos de Madrid. 

Varietales: Tempranillo, Cabernet, Syrah y Merlot. Se expresa con personalidad, muy equilibrado, con estructura, potencia y mucha fruta, resulta un vino atractivo, muy fácil de beber.

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Valdepotros 2016

El chef Ricardo Álvarez, utiliza la técnica del burduntzi para llevar a lo más alto el asado del cordero lechal de raza Colmenareña, que durante -dos horas y media- estará al son de las ascuas. Digno de un festín medieval.

El burduntzi, o punta de hierro, es una varilla en la que se ensartan las viandas para poder girar encima del fuego e ir asando la pieza lentamente.

El asado se mantiene bien hidratado, gracias al líquido que continuamente le ofrecen a través de un compuesto de aceite, vino de Oporto, brandy, zumo de naranja y una selección de hierbas.

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Ricardo Álvarez y el burduntzi

Una verdadera exquisitez, sin apenas grasa, la piel queda suave y golosa. La carne tiene un gusto diferente a los registros que tenemos del cordero asado, es como mucho más distinguido, suave y tierno.

El jugo del cordero se convierte en una melaza clara, deliciosa “mielita”. ¡¡¡Tope de gama!!!

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Cordero lechal raza Colmenareña

Como compañero de andadas, llega a la mesa lechuga viva, cebolleta, yogurt y hierbas.

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Lechuga, yogurt y hierbas

Llegaríamos en algún momento a los desserts, y para recibirlos como se merecen… OREMUS, Tokaji.

El Aszú 3 Puttonyos es un vino dulce untuoso y agradable, largo y denso, entrega notas tostadas de pastelería y confitura.

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Oremus Tokaji Aszú

Casi como una Appelstrudel pero versión desestructurada. En la base aparece el crumble de galletamanzana salteada, puntos de crema pastelera, helado de canela y cortes de manzana

Aquí nos han ganado, somos muy de Apple!!

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Manzana, crema pastelera y helado de canela

¿Nos consentimos? Teníamos un “capricho”, preguntamos por sus fresas…, auténticas gominolas silvestres, que cubren de un sabor increíble todo el paladar, ¿pero se puede estar más buena?

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Fresas silvestres

Como despedida y momento café, dulces de almendra, tejas y lenguas.

Saboreando el Edén. Huerta de Carabaña
Teja, lengua y pastel de almendra
Saboreando el Edén

Gracias don José Cabrera, por tan acogedora bienvenida -a tu casa y a la nuestra-.

Nuestra más sincera enhorabuena al servicio. Arantxa, gran acierto y profesionalidad en la parte más húmeda. Ricardo, menudo <<código gastro>> el tuyo, fantástico de principio a fin.

¿A qué sabe el Edén?, a huerto, a vega, a vida. 

Huerta de Carabaña (enlace web)

Carretera de Perales a Albares S/N

28560 Carabaña, Madrid

Teléfono910 830 007 y 682 47 96 21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *