El Infierno puede esperar. Kitchen 154

El Infierno puede esperar. Kitchen 154. Y que espere por mucho tiempo, si quiero un poco de “fuego” en mi paladar, ya sé por donde parar.

Creo que ya os he dicho la especial “atracción” que siento por los -mercados-, quizás pueda ser, debido a mi infancia, cuando ayudaba a mi querida madre a llevar las bolsas de la compra y que a su termino, siempre me recompensaba con alguna “chuchería, dulce, o batido” adquirida directamente en alguno de sus puestos, yo era más Feliz que una Perdiz.

Cuando fui creciendo aún se acentuó, más si cabe, el “magnetismo” por estos espacios. Allá donde viajo, me encanta acudir a los -mercados-, integrarme con sus gentes y no dejar de observar sus puestos, hasta preguntar por aquellas especies menos conocidas, si estamos en frente a un -puesto de pescados-.

Una verdadera amalgama de aromas que conviven juntos bajo el mismo techo, el griterío de sus vendedores y los -códigos de marketing- para atraer al comprador, como esos carteles de colores fluorescentes.

El Infierno puede esperar. Kitchen 154
Kitchen 154 Mercado de Vallehermoso

En mí Gastro-Radar, ya parpadeaba una “señal” que me llamaba desde este lugar. Sus coordenadas, localizaban un puesto en el Mercado de Vallehermoso, de color “rojo” intenso, como el mismísimo “fuego”.

Próxima puesta de Las Manos en la Mesa en Kitchen 154 correspondencia con Comidas Picantes ?. Visitaremos un Laboratorio de Olores, Sabores y Sensaciones, pon tus papilas a remojar, así lo publiqué en mi perfil de facebook.

Un puesto de un mercado donde tengas que reservar, ya es un buen sintoma. Llegamos minutos antes de -abrir el telón-, emocionados y dispuestos a tener una experiencia gastronómica.

¿Has dicho telón?, así es, a las 20:30 horas, empezaron a salir “hombres y mujeres” vestidos de negro, comenzaba la sesión.

El Infierno puede esperar. Kitchen 154
Zona Cero Kitchen 154

Kitchen 154, es un espacio de forma “alargada”, disponen como una -docena de taburetes- (12) y al fondo -media de mesas- (6), y todo bajo rigurosa reserva -online-, hay turnos. Si estas en la Lista. Bienvenido a esta Tasca, que Ni es Gastro, Ni Pollas.

Txitxo, Cristian, Alex y José Miguel, son los protagonistas principales de esta obra, y les encanta cocinar a baja temperatura. Si el 666 es realmente el número con el que viajas al infierno, el 154 de Kitchen te llevará directamente al purgatorio.

Aquí elaboran sus pescados y carnes a 154 grados Fahrenheit durante muchas horas, de esta manera, consiguen el punto de melosidad optimo. Su cocina se inspira principalmente en Asia y América.

El Infierno puede esperar. Kitchen 154
Tasca Ni “G” Ni “P”

No te preguntarán el nivel de picante que prefieres, son fieles a las recetas originales. Su carta es -corta- pero muy contundente. Se divide en cuatro capítulos: Llegar y Compartir – Find Dory – Operación Mankini – Muuúuuuú….¡OINK OINK!.

En cuanto al bebercio, lo componen desde el chato de vino, la copa, y botella. Cervezas artesanales y no podía faltar mi amada Mahou, con su formato botellín a 1,50€. Te quedaran ganas de tomar una caja!!

Con nada más oler la comida ya nos resulta apetitosa, ponemos a mil nuestras glándulas salivales y la secreción de jugo gástrico. Le dice una boca a otra boca: ¿No se te hace la boca agua?

Llegar y Compartir. Empezamos, 3,2,1. Dumplings para comer con cuchara.

El Infierno puede esperar. Kitchen 154
Dumplings para comer con cuchara

Como punto de partida. Mi paladar se encuentra en -formación permanente- y no deja de aprender y tolerar lo que antes rechazaba sin probar. Tras dar el paso a que tus papilas salgan de su -estado de confort-, descubrirás -inmensos sabores- e -infinitas sensaciones- que te estabas perdiendo.

El Infierno puede esperar. Kitchen 154
Dumplings de Butifarra y Ternera

Dumplings (es una masa de harina de trigo, arroz o tapioca, rellena y, habitualmente, cocida al vapor), de Butifarra, Ternera, puré de Kimchi, ajo, Jengibre, Salsa de Ostras, Soja, Azúcar, Pimienta Negra, Aceite de sésamo, Huevo, se cuecen durante “minuto y medio” para finalizar con vinagre negro, salsa de soja, aceite de guindillas y cebolla frita en la Cima. 

El Infierno puede esperar. Kitchen 154
Dumplings a vista de Iphone

Sabias que el picante no es un sabor; es una sensación diferente que no se debe a nuestro sentido del gusto.

Deliciosos, jugosos, very Hot, sabores tostados, fuertes, penetrantes y muy buenos. Disparos pirotécnicos para tus papilas, mucho ruido, bendito ruido, rummm, rummm.

Al principio fui prudente y tomé los palillos, Cristian, recomienda comerlos como una sopa con tropezón. Bocados Inmensos!!

El Infierno puede esperar. Kitchen 154
Dumplings rellenos de Butifarra, Ternera, Kimchi, Aceite de Cayena y Salsa negra 154

Muuúuuuú….¡OINK OINK!!. Cambiamos de acto. Uno de los momentos más románticos de la noche, no dejarás de mirarla. Esta propuesta no puede ser más exótica. ¿Erótica? Está para comérsela.

 

El Infierno puede esperar. Kitchen 154
Costillas Korean BBQ

Costillas Korean BBQ. Encurtidos, Kimchi, Cebolla, Pepino y Salsa Juche (frutos secos y mucho más…). Esa melosidad que cubre perfectamente toda la pieza es como una rémora, no querrá separarse jamás. Pecaminosas, chuparás los dedos sin parar.

La base de la comida coreana son las especias, defienden que el -sabor y la calidad- de su gastronomía depende de sus salsas y especias.

Sus ingredientes esenciales: pasta de la semilla de soja, salsa de soja, pasta de pimiento rojo, y el kimchi.

El Infierno puede esperar. Kitchen 154
Ribs de Cerdo a fuego lento

Su sabor picante y fuerte te encantará de principio a fin. Son perfectas para un domingo entre amigos y acompañadas con unas sabrosas Mahou bien frías y una buena película.

En su elaboración se llevan 10 horas cocinando al vacío a 80 grados, para acabar con un golpe de sartén. Extra de tierna. A fuego lento sabe mejor!!

El Infierno puede esperar. Kitchen 154
Costillas Korean BBQ y Encurtidos

Find Dory. Nada más verlo, y sin probarlo, estuve a punto de repetir. Una buena imagen, vale más que 1000 palabras. Un guiso de Curry Thai de Gambones.

La pasta de curry es típica de la cocina tailandesa y un ingrediente básico en algunos platos.

El Infierno puede esperar. Kitchen 154
Curry Thai de Gambones

No dejarás de buscar el mejor plano, -una por aquí-, -otra por allí-, este momento hay que inmortalizarlo, su color y aroma, te harán disfrutar, es un gran cuadro.

Utiliza los palillos, diviértete y descubre todos sus ingredientes, las verduritas, la carne del gambón. Sabores intensos que no te dejaran indiferente.

El Infierno puede esperar. Kitchen 154
Mirando desde otra pantalla

Con Leche de Coco, Verduras salteadas, Lemongrass, Lima Kaffir y Arroz Jazmín. Sencillamente Sobresaliente!!

El Infierno puede esperar. Kitchen 154
Gambones al Curry Thai

Equilibrio perfecto, entre las cuatro “S”: Salty (salado), Sweet (dulce), Spicy (picante), and Sour (agrio).

Con las mismas manos, recoge el arroz jazmín, por cierto, -increíblemente cocinado-, e intenta hacer una “bola” que sirva de cama, donde montar el resto de ingredientes, al menos para la foto, será “visto y no visto”.

El Infierno puede esperar. Kitchen 154
Gambón, Verduritas y Arroz Jazmín

A falta del Curry Verde de Pollo, nos ofrecieron Picantón (es un pollito de 1/2 kg. más o menos con un mes de vida y alimentado a base de trigo principalmente, lo que proporciona una carne muy tierna y jugosa).

El Infierno puede esperar. Kitchen 154
Picantón, patatas asadas y cebolla roja

Discreta combinación para este Picantón provisto de Patatas asadas al horno con mantequilla negra y Cebollitas rojas con salsa de Chile dulce, cocinado a baja temperatura.

Neutro de sabroso, hay que tener en cuenta que es un -ave poco hecha-, de carne blanca y bajo en grasa. Venimos, de zona muy caliente, quizás sea una propuesta para el inicio del viaje.

En la actualidad no sirven postres.

El Infierno puede esperar. Kitchen 154
Muslo de Picantón, patatas asadas y cebolla roja
Hemos disfrutado de una potente experiencia gastronómica. Ni mantel y Ni protocolos. Con mucho -color y calor-. Extraordinario ruido en el ambiente y ruido en las tripas, hay un momento que tu paladar desea descansar, ha trabajado intensamente.
Ahora lo puedo decir, si tienes reservas y piensas que pasaras “mala noche” por la ingesta de propuestas alegres, ni lo más mínimo. Gracias a todo el Team de Kitchen 154.
Volveremos a poner Las Manos en la Mesa, y por supuesto que no, no suena a una amenaza.
Kitchen 154 (enlace web)
Dirección: Calle Vallehermoso, 36, 28015 Madrid
Teléfono: 911 38 99 95

2 thoughts on “El Infierno puede esperar. Kitchen 154

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *